miércoles, 9 de febrero de 2011

EN HONOR A LO QUE FUE...

EN HONOR A LO QUE FUE…
Alguna vez los unió una pasión desbordante.
De esas que conocen unos pocos.
Sin poses, sin coreografía previa, sin ambagues, sin engaños ni subterfugios.
Se escondían en algún rincón…ahogaban sus expresiones de placer cuando sentían los pasos cansados de la vieja empleada del hogar, llevaba la ropa blanca  a guardar, inspeccionaba que los dormitorios estuvieran en orden, los  baños limpios, espejos relucientes… ellos escondidos furtivos y anhelantes por seguir gozándose uno a otro.
La casa era una L gigante, con jardín y fuente en el centro, sus puertas francesas daban salida en cada habitación a el…. Ellos tenían un escondite perfecto….eran novios de siempre, del jardín de infantes… héroe y princesa primero….amor pasional después.
En la casa estaban habituados a verlos juntos, èl….era uno más.
Cada uno eligió una carrera, la estudió, ninguno quiso alejarse optando por algo lejos de su ciudad, se casaron para alegría de todos… ya no había que esconderse, no era prohibido… al contrario, era lo que se esperaba…”que se amen mucho”.
Aprovecharon a viajar, disfrutaron de amigos en común, salidas nocturnas que cuando cursaban la facu se les hacía imposible, fueron progresando… despacio, con ayuda de los padres de ambos pero con mucho esfuerzo.
Los hijos no llegaron, se buscaron con alma y vida…. hasta que la cama como se dice comúnmente se convirtió en un laboratorio… pruebas, horarios, termómetros….igualmente el vientre de ella continúo plano como siempre había sido.
Obvio… la pasión desbordante….ya no era tal…. No había urgencia, había momentos programados, obligación aunque no fuera el momento adecuado….no era lo mismo, tampoco era lo natural… no era el proceso lógico de una pareja con los años…era desgaste y frustración.
Lo hablaron entre ellos, el amor no estaba en tela de discusión….pero el deseo sì y ellos eran una pareja, no hermanos… y teniendo el comienzo que tuvieron… costaba conformarse con menos…. No era calmar una necesidad fisiológica con quien lo indicara la moral o la ley… eran “ellos”… los que no podían estar cerca porque las manos los llevaban a cualquier lugar, los que inventaban situaciones, los que se besaban hasta que dar acalorados y tensos… tenían que conformarse con esto?.
No, y no lo hicieron… visitaron terapeutas, les aconsejaron adoptar…ninguno quiso… fueron egoístas, no necesitaban volcar amor paterno… querían el corolario perfecto para su historia de amor… un hijo de ambos.
Las familias no tocaban el tema, los amigos dejaron de hacerlo, pero eran un recordatorio viviente de etapas que ellos no cumplìan… el primer hijo, su crecimiento, las fotos que se mostraban en las reuniones…elegir colegios, comentarlos, aconsejar.
Llegaron a enojarse uno con el otro.
Se veían  y el fastidio les ganaba… centraron todo su mundo en lo único que no pudieron lograr…la tristeza de no tener un hijo propio, el dolor común no los unió…los alejó…irremediablemente…nunca sobrepasaron el límite verbal…no llegaron a ofenderse con palabras imborrables…. Pero así el milagro de un bebé les hubiera sido concedido…no había como… ellos hacia tiempo que no se tocaban… ninguno respondía al intento del otro… era como tocar un árbol seco.
_En honor a lo que fue alguna vez…me parece que no es saludable seguir juntos compartiendo solo gastos  tipo empresa o frustraciones como personas sin horizontes _le dijo él una noche, acercándose a la punta de la cama donde ella recostada miraba la tele.
Las lágrimas asomaron a los ojos de los dos.
_Así termina todo?... treinta años de amor?...sos mi primer recuerdo…siempre conmigo_
_y hasta cuándo los recuerdos van a sostener la tristeza de hoy… no quiero odiarte ni odiarme cuando inevitablemente nos traicionemos…fuimos increíbles… pero también lo peor que llegamos a vivir…la misma intensidad para la gloria como para la frustración… y somos jóvenes… demasiado para que esto sea una vida  para siempre_
Ella lo abrazó tranquila y despacio… por primera vez en mucho tiempo…no estaba tensa ni en guardia…compartía lo que  él planteaba…pero no se sentía fuerte para soltarse… no todavía.
No imaginaba otro hogar…otro hombre…menos la idea de él con otra mujer.
_No me querès más?...estás enamorado de otra?
_No quiero dejar de quererte… por eso no soporto lo que somos juntos…nunca vas a ser cualquier persona para mí… ni yo para vos… pero quiero salvar algo de todo esto…y no me enamoré de otra…pero no creo que estemos enamorados, ya no, …tuvimos una sola prueba difícil… y no la superamos linda…nos hicimos miserables y arruinamos todo lo que fuimos armando en años._
_Si, es cierto… pero no puedo imaginarme otra vida…otra cosa…somos como un combo_
_No, no es así… escuchate… jamás hubieras planteado ser un apéndice de alguien…no te encontràs… el enojo y la frustración lo único que  logran es llevarte a medir todo en si algo se salió de lo planeado o no… la pareja perfecta con la vida perfecta y el hijo perfecto… basta, yo también quería un hijo nuestro…lo soñamos mil veces… pero convengamos que a otros les ha tocado superar cosas terribles, incluso perder esos hijos…y no se convierten casi en enemigos._
Se quedaron en silencio… lo impensable  estaba planteado…. Se había dicho… no se podía hacer como si nada y continuar.
Cada uno quedó sumido en sus propios pensamientos.
Tendrían que decidir cuidadosamente como iba a terminar esta historia que comenzó una mañana de sol otoñal, mientras pisaban hojitas secas en el patio del jardín y compartían un alfajor de chocolate bajo la mirada de la señorita .

Patricia Figura, febrero de 2011

9 comentarios:

  1. Pato, que tierno, real, cruel y duro! Este sí es un combo... real! me quedan sonando las hojitas crujir...
    Susy

    ResponderEliminar
  2. Hola Patri. Muy buen texto. Logrados los personajes. Convincente la historia. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  3. pasa tan seguido esto!!es una historia que lastima!espectacularmente contada

    ResponderEliminar
  4. Triste llegar a esa instancia de la vida. El amor que se desgasta en su significado en una union de dos personas que se eligieron o el destino las puso en el mismo camino. El amor que en pareja es un cumulo de emociones y sentimientos que se sienten solo cuando se da y se recibe, Excelente como siempre Patricia. Besos

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, describís la vida con una habilidad sorprendente... Bah, lloré...

    ResponderEliminar
  6. què puedo decir de semejantes comentarios? sobre todo quienes los hacen, personas que no le esquivan a la vida, que le hacen frente y honor. gracias por acompañarme tanto.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena Patricia !!! Y si...sucede muchas veces , pero el amor , el diálogo , el poder comprenderse y saber que aspiran , los ayudara a superar situaciones inesperadas.
    Este matrimonio quería ser la pareja perfecta , la perfección máxima sería la llegada de un hijo ...la búsqueda incansable hizo lo que nadie había podido lograr : separarlos , caer en la rutina , y la rutina es el peor enemigo en un matrimonio ...

    ResponderEliminar